ESCRITORES SUICIDAS| VIRGINIA WOOLF

by - enero 25, 2017


Hace pocos días he subido mi Top 10 de frases favoritas del 2016, entre ellas destaca la siguiente: «Has sido en todos los sentidos todo lo que alguien puede ser» es una frase que me gustó muchísimo y que se convirtió en una de mis favoritas, lo curioso del caso es que dicha frase no pertenece a ningún libro. 

No, nada que ver, dicha frase pertenece a uno de los fragmentos de la carta que la famosa autora le dejó a su esposo antes de suicidarse.

A raíz de eso decidí investigar un poco más y descubrí una lista larga de escritores que por un motivo u otro decidieron quitarse la vida, por ello he decidido dedicar una entrada a algunos de estos escritores, hablar de su vida, obras y la forma en la que se suicidaron; y en vista que hoy se cumplen 135 años del natalicio de Virginia Woolf con ella iniciaré estas nuevas entradas.

Su nombre de nacimiento era Adeline Virginia Stephen, nació el 25 de Enero de 1882 en Londres. Virginia creció en un entorno donde la cultura y la literatura era algo abundante y frecuente. Su padre, Sir Leslie Stephen fue un historiador, crítico y escritor, además de ser director del Dictionary of National Biography.

Desde pequeña demostró su interés y  afición hacia la lectura pero no fue hasta los 16 años que pudo tener acceso ilimitado a la biblioteca de su padre, un lujo para una chica de la época victoriana. Esto contribuyó mucho a su carrera como escritora. 

La muerte de su madre, Julia Prinsep Stephen en 1895 fue el principio de una serie de depresiones que la torturaron a lo largo de su vida, y cuando murió su padre en 1904 fue otro trastorno que debió afrontar con tan solo veintidós años, aunque en una de sus memorias manifestó que, de cierto modo había sido un alivio poder librarse de esa figura tan tiránica y demandante.

Luego de la muerte de su padre, tanto ella como sus hermanos se mudaron al barrio de Bloomsbury, donde se formó el reconocido «Grupo de Bloomsbury» conformado por intelectuales como: Leonard Woolf, Lytton Strachey, Saxon Sydney-Turner y Clive Bell, entre otros, quienes se caracterizaban por la libertad de pensamientos.

En 1912 se casó con Leonard Woolf, quien a pesar de su enfermedad se convirtió en su compañero de vida. Para entonces ya a Virginia se le había diagnosticado trastornos de doble personalidad, enfermedad que la llevo a estar internada y alejada de la ciudad en varias ocasiones.



Curiosamente la ansiedad y la depresión desencadenaron en ella la inspiración necesaria para mantenerla siempre escribiendo y de allí alguna de sus obras más reconocidas: La señora Dalloway (1925), Al faro (1927), Las olas (1931), y su largo ensayo Una habitación propia (1929), con su famosa frase «Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si va a escribir ficción» haciendo énfasis en la independencia de la mujer.

El 28 de marzo de 1941 con 59 años de edad Virginia Woolf se sumergió con los bolsillos llenos de piedra en el río Ouse, cerca de su casa en Sussex, se presume que días antes había intentado suicidardarse sin éxito debido a que después de un paseo matutino volvió a casa empapada, no quiso dar explicaciones y sólo mencionó que se había caído.

Antes de quitarse la vida dejó dos cartas: una para su hermana Vanessa y otra para su esposo Leonard, las dos personas más importantes de su vida.



«Querido:
Estoy segura de que me vuelvo loca de nuevo. Creo que no puedo pasar por otra de esas espantosas temporadas. Esta vez no voy a recuperarme. Empiezo a oír voces y no puedo concentrarme. Así que estoy haciendo lo que me parece mejor. Me has dado la mayor felicidad posible. Has sido en todos los sentidos todo lo que alguien puede ser. No creo que dos personas puedan haber sido más felices hasta que esta terrible enfermedad apareció. No puedo luchar más. Sé que estoy destrozando tu vida, que sin mí podrías trabajar. Y sé que lo harás. Verás que ni siquiera puedo escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirte que... Todo el mundo lo sabe. Si alguien pudiera haberme salvado, habrías sido tú. No me queda nada excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir destrozando tu vida por más tiempo. No creo que dos personas pudieran haber sido más felices de lo que lo hemos sido nosotros.
V. » 
Su cuerpo fue descubierto tres semanas después, arrastrado por la marea, cerca del puente de Southease. Fue incinerada y sus restos enterrados en uno de los dos árboles de su patio trasero. En el lugar una tablilla de piedra rezaba: “Virginia y Leonard”, grabada con las últimas líneas de su novela Las olas: “¡Contra ti me lanzaré, entero e invicto, oh Muerte!”
Pese a su triste desenlace, Virginia Woolf se caracterizó por ser una mujer que se afanaba por romper los estereotipos implantados en la época sobre la mujer, se le reconoce como una feminista revolucionara y es, sin lugar a dudas, una de las figuras más destacadas del modernismo del siglo XX.




You May Also Like

1 comentarios

  1. Huy, pues si te interesa el tema, creo que este año varios blogs organizan un reto llamado escritores suicidas.

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar