#Puntossobrelaies: ¿En las adaptaciones cinematográficas los libros siempre son mejores que las películas?

by - abril 24, 2017


¿Les digo algo? El título de esta entrada no me convence.  

Es decir, podía ser mejor, no sé, más llamativo.

Pero…si hay algo en lo que soy mala es creando títulos. Así que venga, eso es lo que tenemos.

¡Por cierto! ¡HOLA! ¿Cómo están?

Antes de comenzar nuestro debate, si es que podemos llamarlo así, quiero darles las gracias a todas las personas que se toman el tiempo de leer y comentar esta locura que llamo Puntos sobre las íes, sinceramente todo el recibimiento que ha tenido esta sección es asombroso y  aunque no es mucho en comparación con otros blogs, para mi es demasiado. Así que gracias, en serio.

Les diré (nuevamente) que Instagram y yo nos llevamos de maravilla. Y es  que una vez más ha sido la razón por la que estoy aquí dando mi opinión sobre el siguiente tema.

Thank you, Insta.

Puntos sobre las ies es mi sección favorita en este blog. Lo admito. Y este tema en particular me gusta mucho. Me gusta por la concepción que yo tenía sobre el mismo ha cambiado y es en base a ese cambio que quiero hablarles. Aclaro que esto no es un versus, solo voy a hablarles sobre algunos libros y sus adaptaciones al cine.



Pero ahora sí, comencemos:

Hablemos de las adaptaciones cinematográficas de los libros.

¿Cuántas veces no han escuchado o dicho que el libro siempre es mejor que la película?

Muchas veces, ¿verdad?  
Demasiadas para ser honesta. Yo era una de esas personas, no solo creía que a la hora de hacer adaptaciones cinematográficas los libros siempre serían mejor, sino que además me encargaba de hacérselo saber a medio mundo. Siempre. Sin discusión.

¿Y qué pasó exactamente?

Que le cerré las puertas a esa parte reacia de mí que no aceptaba replicas. Sencillamente descubrí que hay películas mejores que los libros.

Vamos, que todavía no es necesario que vuelva a arder Troya. Me voy a explicar.
No es un secreto para nadie que en los últimos años el séptimo arte y el mundo literario se han convertido en buenos amigos, retroalimentándose de tal forma que han surgido películas basadas en libros y libros basados en películas, llevando cada arte a un punto importante. Muchos libros han cobrado más notoriedad gracias a sus adaptaciones cinematográficas y viceversa, muchas películas han tenido éxito por estar basadas en libros. Es un círculo que beneficia a ambas partes...casi siempre.

Muchos lectores son reacios a que los libros sean llevados a la gran pantalla, y es compresible, hay veces que no es la elección más acertada puesto que hacen de ella un completo desastre, una burla. No obstante, hay que ser honestos, no siempre es así, hay películas que superan al libro.

Y para darle más credibilidad a mis palabras les pondré dos ejemplos basados en mi experiencia y uno basada tanto en las tuyas como en la mía.

    1.  El curioso caso de Benjamín Button.



En este relato el señor Scott Fitzgerald nos cuenta la peculiar vida de Benjamín Button, un chico para el cual las agujas del reloj giraron al revés, y es que nació siendo un viejo, con setenta años de edad Benjamín llegó al mundo causando la consternación e incredulidad de todos, especialmente la de su padre. Pero lo más curioso o particular, era que a medida que pasaban el tiempo Benjamín no era más anciano, todo lo contrario, cada año era más joven. De esta forma transcurre esta historia, Scott nos cuenta las vivencias de Benjamín, un niño que se saltó las reglas de la naturaleza y nació jovenmente viejo y murió viejamente joven. Scott nos entregó una historia cargada de originalidad en estado puro, tan peculiar, extravagante y curiosa, que se le pudo haber sacado más provecho.
 
El curioso caso de Benjamin Button fue llevada a la pantalla grande en el año 2008 por manos de Warner Bros y Paramount Pictures, teniendo como protagonistas a los aclamados Brad Pitt y Cate Blanchett. Tanto David Fincher (productor) y Eric Roth (guionista) vieron y aprovecharon el potencial que había en esta historia convirtiendo la película en una obra del séptimo arte. Recordemos dicha película fue nominada a múltiples galardones resultando ganadora de 3 premios Oscar y 3 BAFTA.

Ciertamente hay que reconocer que la época en la que Fitzgerald escribió este relato, 1922. Pero si algo les puedo asegurar es que esta película supera al libro con creces. Cuando lo leí me dije que tenía una historia magnifica pero que ciertamente se desperdiciaba y al compararla con la película entendí que esta última le hacía algo de justicia a la obra de Scott.

2.    El dador de recuerdos

El dador de recuerdos es una película que está basada en el libro de Lois Lowry, The Giver. Debo aclarar que ciertamente la película no tuvo el recibimiento que se esperaba, pero desde mi perspectiva, fue mejor que el libro. 



The Giver fue el primer libro que leí este 2017, recuerdo que lo termine el 02 de enero. Comencé a leerlo porque vi la película en Netflix y me gustó, así que decidí darle una oportunidad al libro. Siendo honesta tanto con el libro como con la película sentí que se quedaron cortos, pudo ser más, era una idea ingeniosa, no voy a tacharla de original porque no es original, pero sí de ingeniosa, sin embargo, había muchos huecos y muchos detalles sueltos, cosas que necesitabas entender y que ni en el libro ni en la película te explicaban. Lo cierto es que después de compararlos, mi balanza se inclinó por la película, porque incluyeron detalles que hacían de ésta algo más llamativa, entretenida y sostenible.

Ahora bien, esos han sido los ejemplos que he tomado para esta ocasión. Quizá haya películas mejores que sirvan de ejemplo (tengo entendido que la película de El club de la lucha es mejor que el libro, no me crean porque ni la he leído ni la he visto, pero según mi amiga es así) pero como les dije están basadas en mi experiencia. No obstante, pensando en ustedes sé que pueden llegar a pensar: Vale, está bien, pero yo no he leído los libros o no he visto la película, así que no puedo afirmar tal cosa. En pocas palabras: sigues sin convencerme.

Y por esa razón llegamos al tercer ejemplo, creó que es el más firme puesto que estaremos de acuerdo (creo) en asegurar que las películas son mejores que los libros.


3.    Walt Disney Pictures

Exactamente, Disney.

Quiero que piensen en La Cenicienta, La Bella y La Bestia, Mulan, Rapunzel, La Sirenita, Blanca Nieves, La Bella Durmiente, en fin. Los clásicos de Disney.

Todas estas películas formaron parte de nuestra infancia. Por un momento aparten la concepción que tienen sobre estas películas, es decir, hay personas que recalcan todo el daño que estas películas han hecho, que si el machismo, que si las princesas son tontas, en fin…Todos esos prejuicios, en este momento, olvídenlos y piensen solo en la película y en los cuentos en los que están basados.

Lo cierto es que los hermanos Grimm fueron muy bondadosos con nuestra generación y le dieron un toque más apacible a estos cuentos, sin embargo, siguen igual de terrorificos. Así que fue Disney quien hizo magia. 

·         Hansel y Gretel degollan a la bruja que los tenia retenidos y de esa forma es que logran escapar. Una bruja que en realidad era un demonio.
·         En La Cenicienta, sus hermanas para calzarse la zapatilla se amputan los dedos del pie pero el príncipe se da cuenta de este hecho. Luego, dos pájaros le picotean los ojos a las hermanas hasta dejarlas ciegas.
·         La Sirenita no tiene un final feliz con Eric. En realidad ella muere convertida en espuma porque Eric se casó con otra mujer que si amaba, así que Ariel se lanza al mar y  termina convertida en espuma.
·         A Caperucita Roja si se la come el Lobo.
·         Y una de las peores, para mí, es La Bella Durmiente. Aurora luego de caer en su sueño profundo es violada por un príncipe que iba de paso, luego de nueve meses Aurora despierta porque ha dado a luz. Sí, no hay beso, solo dos hijos. El principe regresa y se los lleva a su castillo, donde la reina quiere asesinar a los niños, así que le dice al carnicero del castillo que los secuestre, mate y sirva en la cena, por suerte, el carnicero se apiada de los niños.



Yo sé que ustedes sabían la verdadera historia de los cuentos de Disney, solo quería refrescarles la memoria para poder preguntarles: ¿Son siempre los libros mejores que las películas?

En la mayoría de los casos los libros suelen ser mejores, no obstante, hay un pequeños porcentaje de películas que superan a los libros, así que hay que darle algo de mérito al séptimo arte y dejar de ser tan redundantes a la hora de afirmar tal cosa. Ciertamente hay libros que nunca tuvieron que ser llevados al cine (Rick Riordan esto es contigo. ¿Ustedes vieron lo patética que son las adaptaciones de Percy Jackson?), pero también están las adaptaciones que son aceptables, las que son perfectas y superan tus expectativas y por supuesto, están aquella que superan al libro. Y esto no va solo con las películas, también sucede con las series, dos ejemplos:  BONES y THE VAMPIRE DIARIES. Los libros son…quédate con la serie.

Quiero que piensen sobre esto y en los comentarios me dejen sus ejemplos o las razones por las cual no están de acuerdo conmigo, o por las que si lo están, la idea es compartir puntos de vistas. También recuerden que pueden decirme si les gustaría que hablara de algún tema en particular en esta sección.
    
Laurita, sé que me dejaste varias opciones en uno de tus comentarios y nos creas que se me han olvidado, los tengo pendiente.

Entonces, nos leem…

¡Un momento, un momento!

No puedo irme de aquí sin darles un dato curioso sobre El curioso caso de Benjamin Button.

¿Sabías que Mark Twain fue quien inspiró a F. Scott Fitzgerald a escribir esta historia, pues en una ocasión Twain le comentó que era una pena que la mejor parte de la vida se diera al principio y la peor parte al final. Scott decidió experimentar el proceso inverso en este relato.


Ahora sí, ¡nos leemos!



Otros temas de esta sección:



You May Also Like

1 comentarios

  1. ¡Hola! Tenía muy pendiente pasarme por aquí, como sabes, me encanta esta sección :)
    Iré por partes.
    ¿Que no sabes poner buenos títulos dices? ¡Anda ya! Curiosamente, hoy he hecho publicidad de tu entrada "¿Ni toda la televisión es basura ni todos los libros cultura?" y he pensado que eras genial a la hora de elegir título llamativos para estas entradas, así que te doy mi enhorabuena. Aunque sí es cierto que en el título de esta entrada podrías haber puesto algo más original como "De cuando la adaptación es mejor que el libro" o "Cuando David Fincher superó a Fitzgerald"o "De cuando Emma Watson superó a Bella". No sé, son sugerencias.
    Y qué decir, básicamente, que coincido contigo, aunque sean menos, hay películas mejores que los libros, La ola fue una película que me gustó mucho y el libro me pareció una birria. El de Benjamin Button lo quería leer, pero si dices que la peli es mejor será que no.
    En lo que no coincido es en lo de las versiones edulcoradas de Disney. Entiendo que no puedes poner una peli en la que las hermanastras se corten los dedos de los pies, pero no entiendo esa manía de sobreproteger a los niños sin contarles las partes más escabrosas de los cuentos. Son precisamente esas partes escabrosas lo que contienen la verdadera enseñanza. Que sí, que es duro que a la Bella durmiente la violen, pero eso enseña a las chicas a tener cuidado en lugar de esperar ansiosamente ese beso salvador
    Eso sí, creo que las buenas adaptaciones son pocas, y en muchos casos salen birrias (véase Cazadores de sombras, El corredor del laberinto o Percy Jackson).

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar